sábado, 20 de octubre de 2018

Práctica Innovadora en la Enseñanza


Práctica Innovadora en la Enseñanza - Aprendizaje de Estudiantes de Medicina


Autores: Meichtry, Selva Graciana; Bordet, Agostina Sofia; Cevey Fiorotto, Ekaterina; Luna, Sofia Giuliana y Carbone, Gabriel. 

Facultad de Ciencias de la Salud - Universidad Nacional de Entre Ríos.

Introducción

La Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Nacional de Entre Ríos, UNER incorporó estrategias lúdicas como prácticas educativas; jugando un papel preponderante como estrategia de enseñanza-aprendizaje. 

Experiencias de este tipo se desarrollaron en el Área de Sexualidad, Genero y Reproducción a través del uso de crucigramas simples y mediante el juego Scrabble, en el Área de Introducción a las Especialidades Clínico-Quirúrgica. 

Objetivos

Describir desde el Área Introducción a las Especialidades Clínico-Quirúrgicas como practica innovadora, el uso del juego Scrabble, sobre tema Donación, Procuración y trasplante de Órganos y Tejidos, el cual toca de cerca a la sociedad y al mundo.


Materiales y Métodos

Esta actividad forma parte de lo propuesto como práctica aplicada para valorar el conocimiento sobre la temática desarrollada. Se trabajó con la participación activa de 12 estudiantes del Área, coordinada por el equipo del Proyecto Cráneos, programa que utiliza como medio este juego de mesa que promueve la utilización de las capacidades cognitivas y de socialización, y el docente del área. La dinámica del taller se basó en la formación de dos grupos de seis integrantes cada uno, contando con un tablero cada 2 participantes, quienes jugaron una partida según las reglas y estrategias específicas del juego, previa explicación de las mismas. Las palabras a formar fueron claves de la temática. La evaluación de los alumnos se realizó durante el desarrollo y final de la partida, a través de una lista de cotejo que relacionó la dinámica de la participación, el desarrollo de la partida y el resultado de las palabras utilizadas; además de una autoevaluación de los alumnos por la propuesta educativa.

Resultados

A modo de apreciación, la dinámica del juego fue aumentando paulatinamente a medida que fue llevándose a cabo el taller. 

Durante el desarrollo de la partida los estudiantes volcaron sus conocimientos previos a través de las palabras que fueron formándose a partir de letras aleatorias. Esto permitió incorporar la búsqueda y análisis de palabras y sus significados en este caso en la temática Donación, Procuración y Trasplante de Órganos y Tejidos; permitiendo momentos de debate y reflexión sobre la temática.


Conclusiones

A modo de conclusión, lo que se espera es promover la concientización del significado de las palabras como herramienta de comunicación y estimular la participación y la interacción, logrando un espacio social educativo y creativo que facilite el proceso de enseñanza-aprendizaje en todos sus estadios. Práctica que podrá ser extensiva al resto de las áreas de la carrera.


lunes, 15 de octubre de 2018

El scrabble: un deporte de mente, estrategia y solidaridad



14/10/2018 | 06:30 |
Más de 25 bahienses se reúnen desde 2013 en torno a una pasión: un juego de mesa creado en Estados Unidos hace casi 80 años.

Emmanuel Briane-LaNueva.

Laura Gregorietti / lgregorietti@lanueva.com

   Nacido en Nueva York a principios de la histórica depresión de los años treinta, el scrabble se ha convertido en el juego de palabras cruzadas más popular del mundo.

   "Con el tiempo, fue transformándose en un juego de estrategia que se practica en más de 31 idiomas y además, tiene la característica de la estrategia, por lo que permite desarrollar el aspecto matemático y convertirse en algo competitivo. Hoy el scrabble está incluido dentro de los deportes de la mente junto con el ajedrez y el backgamon", contó Luis Carestía, miembro del Club de Scrabble Bahía Blanca.

Según cuenta, por tratarse de un juego de palabras, lo fundamental pasa por ser capaz de anagramar, es decir, mezclar las letras que están en cada atril para descubrir palabras en español.



En 2013, junto con otros fanáticos del juego como Adrián Balajovsky, Fernando Rey Saravia, Mariana Marinángeli y Mariana Dennehy fundaron el Club de Scrabble Bahía Blanca y empezaron a hacer torneos una vez por mes, a participar de actividades y torneos que se hacen en otras ciudades, especialmente en Buenos Aires.

   "En 2014, como parte de los torneos que hemos tomado parte, tuve la oportunidad de clasificarme para jugar un torneo mundial en La Habana, Cuba. Desde ese momento hemos ido creciendo muchísimo como club, y en la actualidad nos juntamos una vez por mes y hemos organizado una especie de carrera local que nos permite clasificarnos para los distintos torneos que se hacen a nivel nacional e internacional. Este año vamos a participar en el torneo internacional que se hace desde el 5 de noviembre en Playa del Carmen, México".



Además, la solidaridad

   "Una actividad que hemos ido desarrollando de forma paralela es el trabajo con adultos mayores, ya que el scrabble como deporte de la mente tiene un gran potencial para ayudar en problemas cognitivos. Por eso estamos trabajando en 7 centros de jubilados de la ciudad con no menos de 50-60 personas, una actividad que nos permite darle una proyección social y en el campo de la docencia a nuestro club", argumentó.

   Hoy domingo culminará el torneo abierto de jugadores que llegaron para participar de este encuentro desde Entre Ríos, Santa Fe, Rosario y Buenos Aires.

   "Un torneo 13 rondas que se realizó en la sala Payró del Teatro Municipal, que nos ha cedido la sala de manera gratuita, y que contó con el aval del gobierno local que declaró el evento de interés municipal".

   A modo de preparativo para el mundial -agregó- en el Histórico Café Museo de Colón en Italia se armaron partidos coordinados por Claudia Amaral, quien fue la precursora de los talleres de adultos mayores y es una gran jugadora de scrabble desde hace veinte años, campeona mundial en 2007 en Panamá, 3 veces subcampeona mundial y 3 veces campeona nacional, quien de una manera generosa y sencilla se brindó a la gente mayor", concluyó.


Tomado de: La Nueva

domingo, 14 de octubre de 2018

Taller en Bahía Blanca




Un taller es una experiencia para compartir con personas que le gustan las letras, buscar esa palabra que creemos imposible de encontrar en el atril, y volvernos capaces de recordar, anagramar y colocar en el tablero.

viernes, 12 de octubre de 2018

Promoviendo el Scrabble


Esto es lo que hacemos en Proyectos Cráneos, promovemos el juego, te damos la oportunidad de disfrutarlo, aprender y ejercitar la mente mientras lo practicas.

En este proceso nos juntamos todos, pues cada uno coloca su grano de arena, para que esta familia scrabble siga creciendo. 

miércoles, 3 de octubre de 2018

Cruzada por las palabras



Actual campeona nacional y ex campeona mundial de scrabble, impulsa una iniciativa para incorporar al juego como parte del sistema educativo. Pasión y método de un divertimento en el que el vocabulario es estrella.

Por Ariel Cukierkorn – Fotos:  Juan Carlos Casas

En la primera película de la saga de Matrix, la historia llega a un momento culminante cuando el protagonista (Keanu Reeves), empieza a ver la vida a través de letras y números verdes que caen sobre un fondo negro: se da cuenta de que es El Elegido. En la vida real, hay gente cuya primera imagen mental también es un tablero imaginario, pero colorido y apenas tridimensional, cargado de palabras cruzadas que tienen sentido en nuestro idioma, muchas de ellas ignoradas en el uso cotidiano. Son los que eligieron jugar al Scrabble.

Para Claudia Amaral, el término “juego” hace rato resulta insuficiente para definir su relación con el Scrabble Como tantos argentinos desde la década del 70, la encontró como la actividad lúdica ideal para sobrellevar los meses de un embarazo paralelo junto con una amiga, hasta que su pasión y su destreza para ganar puntos usando la amplitud del diccionario la hicieron ir por más. El primer paso fue probarse en los circuitos oficiales: en 15 años de carrera acumuló tres campeonatos nacionales (1998, 2003 y 2010) e incluso un título mundial de habla hispana, en 2009, en Panamá. Lejos de dormirse en los laureles, el siguiente paso consistió en compartir su saber, en talleres barriales, en acciones apoyadas por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires (ver cuadro) y más recientemente a través de la publicación de un dvd que sirve como recurso intensivo para iniciarse en el juego. El tercer paso es un proyecto en pleno proceso: que el Scrabble tome el lugar de su trabajo en tiempo completo (en la actualidad se gana la vida como reflexóloga y profesora de educación física) y sea aceptada como un recurso del sistema educativo argentino.


“Hasta ahora conseguí instalarlo en el área de Cultura de la Ciudad, un avance. Hay mucho preconcepto con el Scrabble, se cree que es sólo para gente vieja. Tuve experiencia en institutos, centros sociales, colonias, y hay que ver el efecto que tiene en chicos entre 7 y 14 años, incluso los que por distintos motivos no pueden asistir a la escuela todo el tiempo necesario. Su vínculo con la palabra es maravilloso. Impulsados por el juego, empiezan a buscar más palabras, adquieren cultura general y desde ya que todo lo que se habla se puede escribir. Por eso lo veo como una alternativa pedagógica para tener muy en cuenta”, se explaya, en su casa en el barrio porteño de Palermo, mientras acomoda las piezas de uno de sus cinco tableros personales.

En términos físicos, conceptuales y dinámicos, lo único que ha cambiado en las últimas décadas respecto del Scrabble creado en 1948 es que las 100 fichas/letras de la edición en español se amplió en vocales (44), incorporó la Ñ, la CH, LL y la RR y eliminó la K y la W, de muy limitada aplicación en nuestro idioma. Cada letra tiene un valor que se acrecienta según su dificultad de uso y el puntaje, que se obtiene de la suma de las letras de una palabra que se despliega sobre el tablero, tiene bonus si se usan las siete piezas que le corresponden por turno a cada jugador (a esta jugada se le llama Scrabble) y/o si la palabra cae en esos providenciales casilleros de distintos colores, que duplican o triplican letra o palabra. A partir de allí, se abren un mundo en el que participan la pericia, el azar, el vocabulario y la paciencia mental.

Incluso después de haber conseguido varios campeonatos, Amaral hace una diferenciación de géneros a la hora de encarar el juego. “Estoy convencida de que los hombres tienen mayor capacidad de abstracción. Nosotras, empezamos a pensar en el pelo, la ropa que nos vamos a comprar mañana… es inevitable. Los días de torneo, hay que hacer un esfuerzo enorme, tiene que correr agua por las venas. Más allá de eso, cada uno tiene su estilo. A mí me dicen que yo juego en una escuela “amaralista”, pero no sé si es para tanto. Sé que tiendo al juego cerrado, que las palabras se concentren en el medio del tablero, mucho vocabulario corto. Y mi letra preferida es la J, vale 8 puntos, es hermosa”, revela.

El Scrabble involucra la vista, las manos y a veces hasta cierta postura corporal poco recomendable, pero cuando se trata de competir de manera oficial también provoca ese sudor frío tan típico del ajedrez. “La única vez que no lloré en el medio de un torneo fue en el último Mundial en Costa Rica”, confiesa Amaral. Según los resultados, un torneo implica cuatro días con seis partidas de 25 minutos cada uno. Un monitor hace las veces de juez, controla el reloj y tiene la facultad de penalizar a un jugador por faltas de ortografía. Para ello, consulta a través de su celular al Lexicón que incluye las 260.000 palabras habilitadas.


Como ocurre con los torneos de póker, los campeonatos mundiales en español se juegan muchas veces en locaciones paradisíacas de Panamá, España, México o Colombia, en ocasiones incluso en balcones con vista al mar, con abruptos huracanes que vuelan piezas y tableros. Amaral dice que, como en el célebre juego de cartas, existe el “bluffing”, esa especie de simulación gestual para no develar sus piezas o intenciones. Pero, claro, los premios en dinero están a la distancia sideral. Durante una época, Mattel, la empresa estadounidense que tiene la licencia del juego, decidió apoyar el campeonato mundial. En 2003 llegó a trasladar a todos los participantes en avión hacia Xcaret, México, y a establecer un primer premio de U$S 7.500. Sin su presencia, el estímulo bajó a poco más de la mitad.


Ecuaciones con letras. De más está decir que no es la plata lo que mueve a los jugadores de Scrabble, sino una necesidad impulsiva de resolver problemas con palabras, que en algunos casos alcanza ciertas patologías rayanas a la locura. “Como muchos, usé los crucigramas como un entrenamiento. Ya no me seduce, la considero una instancia inferior. De hecho, prefiero jugar contra mí misma, sé que a veces estoy medio chapa (risas). Soy de analizar mucho el diccionario, de hacer listas de palabras, incluso de despertarme a las 6 de la mañana después de una partida perdida, gritando: “¡La palabra era Aceitada!”. Soy muy consciente de que muchas veces se transforma en una adicción”, reflexiona Amaral.

Pero ella no es la única en reconocerse en comportamientos inverosímiles. Existen campeones que se hacen grabar cds con palabras y anagramas para escuchar durante un viaje por la ruta y hasta el caso de un físico que sufrió un aneurisma y que tras tres años recuperó la memoria gracias al Scrabble, aun con medio cerebro”. “Es una bestia, un diccionario con piernas. Después de ganar un torneo se lo dedicó al médico que le había prohibido hacer esfuerzos mentales. Se bajó del estrado y empezó a preguntar cuál era su habitación, porque lo que no había podido recuperar era la memoria de corto plazo…”, relata Amaral.

Más allá de estos casos extremos, la campeona argentina tiene muy claro lo que representa el  juego para su historia y autoestima: “Me dio la posibilidad de sentir reconocimiento en una actividad, de poder destacarme. Pero, sobre todo, de sentirme capaz”. Es por ese carril por el que pasa su ilusión de que cada vez más chicos vuelvan a jugar y experimentar con el Scrabble en la vida real.


sábado, 29 de septiembre de 2018

Amaral y los hermanos Mita


SOCIOS Y AMIGOS DE LA AAS DISFRUTARON UNA HERMOSA TARDE DE SCRABBLE CON CLAUDIA AMARAL Y LOS HERMANOS MITA

El lunes 24 de abril Claudia Amaral coordinó una partida por equipos en la sede de la AAS. Nuestros socios y amigos se sorprendieron con la presencia de los hermanos MITA: Congomita y Singomita!!! Así se distinguieron los dos equipos que participaron de esta divertida y enriquecedora actividad: un atril llevaba una gomita elástica y el otro no!!!

No sabemos qué hermano ganó, pero sin duda fue una tarde a puro SCRABBLE y camaradería.

Gracias a Claudia por coordinar la actividad, a Dani por las fotos y a todos los que se acercaron a la AAS para seguir disfrutando del Scrabble!!

Escribe: Mariana Ortega - Tomado de: AAS
Fotos: Daniela Gutiérrez Ortega

miércoles, 26 de septiembre de 2018

Taller en Bahía Blanca


V TORNEO BAHIENSE DE SCRABBLE

PROGRAMA
VIERNES 12/10: 
- 17 a 19 hs. en el Café Histórico (Italia y Avda. Colón): LA PREVIA DEL TORNEO CON LOS HERMANOS “MITA”.

Vení a jugar una partida abierta por equipos para analizar las jugadas, afianzar tu vocabulario y aplicar estrategias. VENÍ A DIVERTIRTE!

Coordina: CLAUDIA AMARAL (campeona mundial 2004, subcampeona 2018).

martes, 18 de septiembre de 2018

Difunden propósitos lúdicos y educativos del scrabble


En la foto: Daniel Tunnard, Susana Ramírez y Claudia Amaral 

Se trata de un juego que apela a la memoria, la percepción, la toma de decisiones y la riqueza en el vocabulario.

En el Club Social dio inicio el Primer Torneo de Scrabble en Concepción del Uruguay en el que intervienen competidores experimentados y principiantes, tanto locales como visitantes de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA), localidades entrerrianas y otras provincias.

El scrabble es un juego de mesa que consiste en formar palabras. Para ello se cuenta con un tablero y una bolsa con 100 fichas (letras). Cada jugador, a su turno, debe formar términos en el tablero, a modo de crucigrama, siendo lo ideal hacerlo con las siete letras, ya que se otorga un premio de 50 puntos.

Para ello, cada uno de los dos jugadores dispone de 30 minutos, controlados por un reloj del tipo del ajedrez y administrados de acuerdo a su necesidad. Pasado ese tiempo, el competidor es penado con la quita de 10 puntos por cada minuto que pasa. De ahí a que el tiempo máximo de la partida sea de 1 hora.

Luego se suman los puntos por las palabras formadas: los otorgados por el tablero y las letras (cada una con distintos valores). Cuando se acaban las fichas de la bolsa, gana el que más puntos obtuvo.

Habilidades cognitivas
El scrabble pone a prueba todas las capacidades cognitivas de la persona: la memoria, el lenguaje, la percepción especial y la temporal, la toma de decisiones, entre ellas la de elegir la palabra y el lugar en dónde la ubicará. Además, es socializador, porque permite que la gente se encuentre para participar de un juego que le guste y apasiona.

Aquí se tiene la ventaja, respecto de otros idiomas, de la cantidad de términos disponibles: más de 600.000 en español para jugar al scrabble (verbos conjugados, plurales de los sustantivos y adjetivos), salvo los nombres y apellidos. Es decir que, cuantas más palabras se conozcan, hay más posibilidades de ganar el juego. Por eso sirve para ampliar el vocabulario. De ahí a que los jugadores pasan horas delante del diccionario.

Entre los asistentes a esta primera edición está la presidenta de la Asociación Argentina de Scrabble (AAS), Susana Ramírez, y la uruguayense Claudia Amaral, quien participó en 16 de los 22 mundiales de la especialidad, vivida como una “experiencia fantástica”. Entre los múltiples logros está el de haber sido campeona nacional y mundial, siendo su último título el subcampeonato en 2017 en Paraguay.

Aprender jugando
Los interesados en incursionar en el scrabble podrán acercarse los martes, a las 19:00, hasta el Club Social, para asistir a las clases coordinadas por Daniel Tunnard en las que se “aprende jugando”. La intención es también llevarlo a las escuelas y las universidades para que los chicos, adolescentes y jóvenes practiquen el juego y lo incorporen, por la curiosidad por las palabras y el buen uso de la lengua y la ortografía.

Tomado de:  La Calle

jueves, 13 de septiembre de 2018

Scrabble en Concepción del Uruguay


Tomado de: Somos Concepción del Uruguay

Imágenes del torneo de scrabble que se desarrolló este fin de semana en nuestra ciudad

Para ver el vídeo pulsa aquí

lunes, 10 de septiembre de 2018

Conversatorio en la UCU - sep 2018


Escribe Blanca Franzante: Segundo encuentro de "Conversatorio sobre buenas prácticas" Prof. Invitada Claudia Amaral de "Proyecto Cráneos". Estrategia de aprendizaje: Aprender a partir del juego del Scrabble!!! Excelente experiencia... 




jueves, 6 de septiembre de 2018

1er Torneo de Scrabble en Concepción del Uruguay



EN CLUB SOCIAL HARÁN EL 1ER TORNEO DE SCRABBLE

Sep 06, 2018 - Deportes

Este sábado 8 a las 9 horas, se realizará el Acto de Apertura del Primer Torneo de Scrabble de Concepción del Uruguay, como parte del Circuito de Torneos Regionales de la Asociación Argentina de Scrabble (A.A.S.).

Los horarios pautados para el juego son de 9 a 18 el día sábado y de 9 a 13 el día domingo.

El mismo se desarrollará con la presencia de importantes autoridades de la AAS, junto a su actual presidente Horacio Movaro, la presencia de autoridades del Club Social y colaboradores como el señor Daniel Tunnard.

Este certamen que se disputará a 10 rondas, constará de la presencia de más de 30 jugadores, entre competidores locales y de distintos puntos del país como Buenos Aires, Bahía Blanca, Rosario y Paraná.

Además estará presente la Campeona Mundial del 2004, la uruguayense Claudia Amaral, como también Rocco Laguzzi, Campeón del 2006 y actual Campeón Nacional.

Tomado de: La Prensa Federal

sábado, 1 de septiembre de 2018

Había una vez un enclítico




• Por CLAUDIA AMARAL // Había una vez un enclítico 


Pero el SCRABBLE® no es un cuento, es un juego. Sin embargo, nos ofrece siempre la magia de los cuentos, con desenlaces inesperados, con suspenso, con imaginación. Nunca es igual, va cambiando, cambian las reglas, cambian las palabras, cambian las formas, cambian los jugadores, cambian los escenarios.

Y hoy, cuando alguien me pregunta a qué me dedico y yo le respondo (entre otras cosas) a jugar al SCRABBLE®, siento que tengo que contar la historia.

Y me sale un cuento.

Y mi interlocutor me pregunta más... y le cuento...

Que sí, que hay una Asociación, en Argentina y en varios países, que se juega en español.

Se ríe cuando le digo que estudio el diccionario, que lo subrayo, que me he despertado en la madrugada más de una vez por haber encontrado en sueños una palabra que no encontré mientras jugaba despierta.

Nos reímos los dos cuando recuerdo algunas frases maravillosas de boca de fanáticos, tales como: "voy a jugar al SCRABBLE® hasta quedar inconsciente", cuando me muera quiero que me entierren con el SCRABBLE® y el tejido" o "antes del torneo me tomo una sopa de letras para inspirarme".

Me pregunta si es estresante, y le digo que sí, que hasta me ha parecido alguna vez sentir que el corazón, en vez de latir dentro de mi pecho, andaba saltando por el tablero, a la espera de poner una palabra y rogando a algún Dios en silencio que no ocupen el único lugar disponible.

Además, cuando le digo que he viajado... ahí abre los ojos de una manera increíble y me pregunta: ¿¿con el SCRABBLE®??

Sí, le contesto: dos veces a España, dos a México, una a Costa Rica y una a Panamá. Y que también jugué el mundial que se hizo en Buenos Aires.

Y ese es un capítulo aparte, el de los mundiales.

Que no comienzan con el primer partido, no... empiezan con las ganas de clasificarlo para jugarlo, con el torneo nacional previo, con el vértigo de cuantos lugares hay para cada país y con que si algún jugador no va, el primer suplente se lleva toda la gloria...

Y una vez clasificada, los preparativos del viaje, las rutinas, los pasajes, los partidos en el avión, las cábalas, un mundo paralelo.

Y en lo personal, compartir todo eso, siempre con mi amiga del alma. Es completo y perfecto.

Y la cantidad de lágrimas que se derraman ahí, las de la risa son más frecuentes, están las de la frustración, las de la impotencia ante el azar (esas son ocultas, son "para adentro"). Las de la rabia por las equivocaciones y ni decir de las de la emoción liberada por extrañar a los hijos.

Y han quedado códigos, claves que deto¬nan el recuerdo espontáneamente.

Los he vivido a todos con una intensidad única, si bien siempre hubo un clima de convivencia muy gratificante, la experiencia del mundial de Panamá fue (claro, el resultado influye) la mejor.

Veníamos de jugar el mundial anterior en Xcaret, México, con un derroche de lujo para el turismo pero con ninguna disponibilidad de infraestructura para el torneo, tal es así que el primer partido lo jugamos en una terraza, junto al mar, alucinante... ¡sólo que el viento se llevaba todo! Más de una ficha se perdió en el agua...

Luego, gracias a la voluntad de todos, terminamos jugando en el salón de un bar nocturno, con un ring de boxeo en el medio y luces de colores... toda una aventura.

Así que Panamá nos encontró sin nada de ese lujo material, pero sí con la riqueza de la intención colectiva de hacer un torneo sin apoyo económico, así se trabajó y así salió: impecable.

Hasta fue transmitido por primera vez en directo.

La sensación que rescato de todos los mundiales que jugué es justamente la de ir construyendo este cuento, la sensación de que todos vamos siendo parte de una historia y que esa historia nos pertenece, y que siempre, siempre, nos vamos a emocionar cuando nos encontremos allí, en el lugar que sea.

Entonces, ahora, en realidad, nuestro cuento en vez de comenzar con el gastado "había una vez" comienza con el infinito "¿TE ACORDAS?". 

Claudia Amaral - Campeona Mundial de Scrabble Panamá 2004.
Publicado en la Revista Scrabble - Diciembre 2006
de la Asociación Argentina de Scrabble.

viernes, 24 de agosto de 2018

martes, 21 de agosto de 2018

Resultados Taller en Rosario 2018




Los rosarinos nos abrieron las puertas este fin de semana y el taller contó con más de 20 jugadores dispuestos a compartir ideas y letras. Vamos por más!!!.